Siempre has tenido mascota en tu familia o siempre has soñado con tenerla. Te encantaría llegar a casa y que algún sabueso o algún gatuno viniera a saludarte. Si tuvieras un perro lleno de energía sí que te escaparías a aquella montaña todos los domingos o simplemente quieres cuidar de tu gato y disfrutar con él viendo series de tele tumbados en el sofá…

Pero claro: pasas demasiadas horas en la oficina, estás cada mes en una ciudad distinta y apenas puedes lograr cuidar de ti mismo... ¡Como para cuidar de un compañero! Él necesitará responsabilidad, rutina y unos padres con las ideas claras y si realmente, cuando reflexionas sobre la posibilidad de adoptar no terminas de verlo claro, espera un poco.

Pero, a sabiendas de que no es el momento deseas estar junto a ellos, sentir de nuevo esa satisfacción emocional que produce tener un animal o disfrutar ayudándoles, nosotros conocemos una solución temporal hasta que puedas adoptar definitivamente:HAZTE casa de acogida, TU AYUDA ES SU SALVACION. 

clic aqui para rellenar y enviar cuestionario.